FANNY BRAWNE, LA BELLE DAME DE HAMPSTEAD

 
 
EL PVP INCLUYE 4% DE IVA EN TODOS LOS LIBROS
GASTOS DE ENVÍO 3,50 EUROS
Páginas: 
108
ISBN: 
978-84-945507-3-7
P.V.P.: 
9.50€
Temática: 
Colección: 
 
EDICIÓN EN PAPEL LIMITADA 
 
Si deseas recibir más información sobre este libro o comprarlo, cumplimenta el formulario al pie de esta página o envía un mensaje a:
 

Fanny Brawne, La Belle Dame de Hampstead, es la revelación de un sueño, el que tuvo Fanny —amada de John Keats en su juventud— antes de morir. En este sentido, el título de la obra de teatro, hace referencia al poema que Keats compuso en la primavera-verano de 1819, al mismo tiempo que escribía sus famosas odas y Lamia. En los versos de La Belle Dame Sans Merci (La bella dama sin piedad), a pesar de que su autor siempre la consideró como una obra menor, se concitan los grandes temas universales de la literatura, ya que además del desamor, está muy presente el cuestionamiento que el poeta se hace sobre la dualidad existente entre realidad y deseo o certidumbre y misterio, interrogantes que planean igual que una alargada sombra sobre este texto teatral.

Al otro lado, e impregnada del estado embriagador que provocar el amor, Fanny pasará sus últimos días atrapada por sus recuerdos sin decidirse a hacer frente al gran desafío de su vida: su historia de amor con John Keats, del que aún conserva sus cartas. Unas misivas que, aparte de ser el único salvoconducto para llegar a descansar en la eternidad junto a su amado, se transformarán, de una forma mágica, en la posibilidad de vislumbrar a una nueva Fanny. 

Fanny Brawne, La Belle Dame de Hampstead es un viaje sensitivo al más allá, donde el amor se transforma en la búsqueda de la belleza y, donde los sueños, tienen forma de mariposa. No obstante, esta obra de teatro también está concebida a través del temor que todo ser humano tiene de pasar al otro lado del espejo. La muerte siempre nos ha causado dolor y angustia, pero Fanny Brawne le buscará otro significado, justo el que le daban los griegos: el AMOR como no muerte. De ahí, que se pregunte una y otra vez: ¿hay vida después del amor?